octubre 31, 2020

Elsuperhard – Gaming and People

News, Hard, VideoJuegos, Reviews, Tecnología, Streaming, Programación, Compras, Consejos y Opiniones.

La vida es un RPG

La vida es un RPG

Siempre me resulto curioso cómo las cosas se relacionan entre si. El análisis que voy a desarrollar en esta nota es algo casi obvio para mi y posiblemente para todo el mundo. De todas formas, aquí voy.

Siempre me resulto curioso cómo las cosas se relacionan entre si. El análisis que voy a desarrollar en esta nota es algo casi obvio para mi y posiblemente para todo el mundo. De todas formas, aquí voy.

Es impensable creer que lo que pasa en los video juegos son cosas inconexas con la realidad, con la verdad de las cosas. Es muy fácil pensar que son agrupaciones de bits y ya. Hay mucho mas ahí. Hay historias, guiones, programación, actuación y muchos etcétera.

Y es que en algún punto, como alguna vez me dijo un gran amigo, también son obras literarias, que cuentan historias fantásticas o no.

Hay un género en particular de video juegos que desde muy chico me fascina: el RPG. Saquen de sus cabezas los fetiches eróticos, porque no va de eso… o sí, no se.

En un momento crucial de mi adolescencia, comencé a jugar Never Winter Nights, un juegazo. Largo y difícil. Franquicia que, lamentablemente, se fue deteriorando con los años.

Para ese entonces yo aun no tenia conexión a internet (una época muy triste de mi vida), y el juego solo tenia por idioma a mi alcance el inglés.

Diccionario en mano y sin saber que seria un camino ida, me embarqué en esa aventura gigante que venía de la mano del viejo Dungeons & Dragons (Calabozos y Dragones) como espalda de su inmensa historia.

Seguramente los roleros más viejos u ortodoxos de la materia no estén contentos con estas adaptaciones, porque el “rol de mesa” tiene un encanto particular, que es la imaginación a pleno. La complejidad matemática del juego a veces en las adaptaciones electrónicas se ve algo resuelta. Hago esta mención porque precisamente, de allí devienen: cartas, dados y tableros.

Lejos de ser así, el NWN presentaba una complejidad bastante considerable y por otro lado, me mostraba un mundo ultra inmersivo de cosas para hacer y decisiones para tomar. Y en esto último me quiero detener.

Si alguna vez jugaron un juego de esta naturaleza -los hay por montones y de temáticas para todos los gustos- habrán notado que, si bien la narrativa muchas veces termina siendo algo lineal, o por lo menos que tiene un principio y un fin, muchas cosas pueden cambiar el rumbo de la historia. ¿Acaso no es ese el reflejo de la vida misma?

Esto puede parecer obvio, pero hace falta entender por qué pibes como yo queríamos asumir esa vida paralela, ese rol. Y es por la sencilla razón de que siempre tenes una segunda oportunidad de todo, que tu vida en el juego la podes vivir de muchas maneras todas las veces que quieras. ¿No es acaso hermoso? ¿No es genial? Ya se amigos, no es real, pero ¿no les gusta la idea de vivir varias vidas en una? De no tener miedo a equivocarse, de que tu trabajo sean misiones en el tablero de una taberna y te paguen con monedas de oro, de que tu profesión sea ser un paladín y cazar monstruos… qué se yo.

En aquel entonces los juegos me permitían escapar de la secundaria -y si me lo preguntan, uno sobrevive a la secundaria, no es disfrutable, es voraz-, ahora me permiten escapar de todo. El laburo, la guita, el coronavirus, de todo.

Más de una vez me hubiera gustado volver atrás y cumplir una misión secundaria con el objetivo de cambiar el final de un evento, o sumar más misiones para ganar más experiencia y subir de nivel, ser más fuerte, más inteligente, más sagaz, más rico. Cosas que en esta vida, depende de cómo, cuándo y dónde nazcas se pueden hacer de a una o de a cuartos, o no se pueden.

Piensen en esta analogía, las “clases” que uno elige en los tradicionales juegos de rol (guerrero, arquero, mago, hechicero, bardo, nigromante) son lo que las carreras universitarias en la vida real. Si las haces incompletas, no te sirven para una mierda. Si haces varias, no te alcanza el tiempo. Si hiciste una no te alcanza, necesitas mas “skill”, ¿más posgrados tal vez?

Posiblemente también elijas un genero que te represente, una fisonomía que quieras y adoptes características que se dan en la vida terrena, las mismas conductas. A veces da miedo, porque se convierte en un espejo que ve a través de vos.

Otro hecho análogo en el juego es el dinero. Cuantas más misiones cumplís, más dinero ganas. Cuanto más dinero ganas, más cosas podés comprar que te facilitan cumplir más misiones y a su vez aprender más de tu clase, por los puntos de experiencia, y así una y otra vez, hasta que encontrás una dificultad que te hace retroceder y rever qué hiciste mal, aprender y volver de vuelta al ruedo. Podés ser estúpidamente rico o terriblemente pobre, afamado y querido u odiado y perseguido, podés ser nadie… siempre hay chances.

Te podes enamorar y te podes arrepentir en minutos, podés tener una casa con todos tus tesoros o ninguno. El lado más obscuro – y cuestionado – es que podés matar, indiscriminadamente a veces, pero eso es lo bueno de que sea un juego, son tan solo bits, no matás nada, es una fantasía, punto final.

Se plantean incógnitas morales, te hace pensar. Te interpela con dramas filosóficos.

Todos jugamos un RPG todos los días de nuestras vidas hasta el fin, todos cumplimos misiones cotidianamente que a su vez abren otras misiones, que a veces terminan en nada. Todos tenemos en la vida una serie de decisiones para tomar que son vitales y cambian el rumbo de nuestra historia.

¿Existen eventos azarosos en la vida? Sí, existen, muy pocos, como dónde nacer, el resto es parte es parte de las decisiones que has tomado, quiénes han sido tus amigos, cómo has usado tus recursos, cómo has usado el tiempo… es matemática, como en un juego de rol.

Y es que todos cumplimos un rol en la vida, a veces impuesto, a veces a elección y a veces como va saliendo. La gran diferencia es que solo podemos asumir un rol en la vida real, uno solo, que somos nosotros como personaje, lidiando con todos los otros personajes del mundo. Pero con una sola vida y sin “respawn”.

By Caritadenada (Nahuel)

Compartir la nota en: